Psicoterapia individual y relacional en Barcelona

Celos, ansiedad, angustia, miedos o inseguridades, conflictos internos, abrir una relación, crianza y pareja…

Te acompaño en tu proceso de auto conocimiento con una mirada abierta y con empatía, aceptación incondicional y congruencia

FOTO

Después de casi tres años teniendo el privilegio de acompañar personas preciosas en su camino personal, estos son algunos de sus testimonios:

Irune es una persona maravillosa. Me encanta la manera en que acompaña. Cogiendo la mano, sin apretar, caminando a tu lado. Con ella me sentí muy cuidada siempre y aprendí que no sólo había un tipo de terapia. Es superbonito como escucha de forma activa, como empatiza y como abraza lo que sientes.

D.G.E.

Después de que mi pareja quisiera abrir nuestra relación me encontraba muy ansiosa y deprimida y decidí empezar mi terapia con Irune. Ahora puedo decir que entonces yo era una persona emocionalmente bloqueada. Cuando llegué me daba tanto miedo mirarme, escucharme, y sentía que había anulado mis emociones hasta un punto que no sabía ya lo que sentía. Gracias a la mirada compasiva y respetuosa de Irune pude ir poco a poco mirándome y sintiéndome. Este proceso fue largo y duro. Las primeras sesiones me costaron mucho trabajo porque tuve que destruir una pared que me mantenía fijada en todo lo externo, donde proyectaba todo mi dolor al exterior sin ser consciente. Las sesiones con ella eran intuitivas, viscerales, muy profundas y agotadoras. Creo que ella adaptó su método a mi manera de ser y sentir, y esto aceleró el proceso. Me gustaba mucho porque íbamos directas al asunto y tratábamos lo que realmente me desequilibraba en ese preciso momento.

Después de cada sesión me iba para casa con herramientas que me han ayudado a mirarme, escucharme, sentirme y lo más importante, a ponerme a mí primera en mis interacciones con los demás. Esto ha sido algo muy importante para mí, y aún uso las herramientas que aprendí a lo largo de la terapia.

Irune se convirtió en mi acompañante sagrada, que me acompañaba durante las sesiones pero también entre sesiones, sus palabras y aún más sus miradas permanecían dentro de mí acompañándome en ese viaje a mi interior. En esos viajes he conocido a varias partes de mí misma, he hablado con ellas y las he escuchado. Estas conversaciones me llevaron a poder equilibrar todas las partes que cohabitan en mí y pude armonizarme bastante por dentro.

Llegó el momento de armonizar mi exterior. Me separé de mi pareja y empecé una nueva vida donde la protagonista era yo. Irune me ayudó a fijar todas esas nuevas herramientas que había aprendido y poco a poco fui sabiendo quién era y qué quería.

En mi caso, la terapia con Irune ha sido como aprender a ir en bicicleta, y cuando aprendes a tener equilibrio encima de ella y a dirigirla es una sensación increíble. Durante mi aprendizaje ella simbolizó el adulto que te empuja la bicicleta por detrás. Gracias.

P.A.B

Tengo 34 años y acudí a Irune porque me vi en una situación de la que no sabía como salir. Intenté abrir mi relación pero mi pareja no quería. Ella me ayudó a aceptar que lo que yo quería no podía ser y que tenía que tomar una decisión. Después de dos meses de terapia la tomé, pero yo ya no era la misma. Con Irune había aprendido a escucharme y empecé a conocerme también. En las sesiones reconecté conmigo misma. Decidí continuar con ella ya que desde que empezamos con la terapia había notado que empezaba a despertar de una vida en la que no comprendía nada. Dejé mi trabajo que no me hacía feliz, empecé a cuidar mi cuerpo y a darme todo aquello que hasta entonces les pedía a los demás, amor propio. Con Irune he aprendido a identificar el porqué de mis sensaciones corporales y de dónde proceden mis emociones. Estoy desarrollando recursos para superar mis miedos, salir del lado oscuro de mí misma y arropar mi niña interior que tanto lo necesita. Gracias.

S.A.