Ofrezco acompañamiento en relación a la afectividad sexual, tanto de manera individual como relacional, con una mirada abierta, comprensiva y honesta a cualquier tipo de sexualidad consensuada, incluidas las menos convencionales. También acompaño eventos traumáticos relacionados con la sexualidad.

Entiendo sexualidad como todos aquellos momentos que forman parte de nuestra vida sexual, incluyendo en personas con genitales femeninos la menstruación, el embarazo y la menopausia entre otros, y en personas con genitales masculinos, la espermaquia, además de encuentros sexuales con o sin penetración.

La sexualidad de los seres humanos comienza ya en el vientre de nuestra madre, e incluye mucho más de lo que habitualmente entendemos como “sexo”. Desde las primeras auto-exploraciones cuando somos niños, el primer orgasmo, la primera masturbación y los primeros encuentros sexoafectivos con otra personas, hasta la sexualidad en la edad adulta donde nuestro cuerpo no responde del mismo modo, pasando por todas las etapas intermedias.

La sexualidad a menudo ha sido tratada de tabú tanto culturalmente como a nivel familiar, lo que nos ha llevado a crecer con creencias determinadas en torno al sexo, el deseo, el consentimiento. A veces estas creencias nos pueden impedir disfrutar de la sexualidad en toda su plenitud.

Algunos de los acompañamientos terapéuticos que hago en torno a la sexualidad son:

  • Identidad sexual o de género
  • Orientación sexual
  • Experiencias traumáticas (acoso, violencia, partos complicados…)
  • Disminución de la líbido y/o el deseo sexual